Bully-Proof Your Kid.

| March 23, 2013

 stpo bullying

Para leer en Español

Parents are understandably concerned about their children being bullied. While there is no way to control what other children say or do to your child, there are ways to help your child deal with them.

Did you know that 25% of public schools report that bullying among kids occurs on a daily or weekly basis? And that 1 in 5 high school students report being bullied in the past year?

The good news is that because bullying has made national headlines, schools and communities (and even celebrities) are taking a strong anti-bullying stance.

You can do your part at home, too. Here are eight smart strategies to keep kids from becoming targets — and stop bullying that has already started:

1. Talk about it. Talk about bullying with your kids and have other family members share their experiences.

According to the Health Resources and Services Administration (HRSA), a division of the U.S. Department of Health and Human Services, bullying is when one person hurts, scares, or harasses another person on purpose. This can be through punching, shoving, spreading rumors, exclusion, or teasing. Additionally, cyberbullying is when bullies use the Internet, mobile phones, or other type of cyber technology to harass others. This might entail sending mean or threatening texts or emails, posting nasty pictures or messages about others on blogs or websites, or using someone else’s name to spread rumors. 

If one of your kids opens up about being bullied, praise him or her for being brave enough to discuss it and offer unconditional support. Consult with the school to learn its policies and find out how staff and teachers can address the situation. And, remember: Be a good role model. Being a part of and witnessing respectful relationships will help her learn how she should expect to be treated.

2. Remove the bait. If it’s lunch money or gadgets that the school bully is after, you can help neutralize the situation by encouraging your child to pack a lunch or go to school gadget-free.

3. Buddy up for safety. Two or more friends standing at their lockers are less likely to be picked on than a child who is all alone. Remind your child to use the buddy system when on the school bus, in the bathroom, or wherever bullies may lurk. Establishing a solid core group of friends will give your child confidence and help to keep him from being singled out.

 4. Keep calm and carry on. If a bully strikes, a kid’s best defense may be to remain calm, ignore hurtful remarks, tell the bully to stop, and simply walk away. Bullies thrive on hurting others. A child who isn’t easily ruffled has a better chance of staying off a bully’s radar.

Teach your child to disengage from the bully and to walk away with an air of self-respect. If the bully feels he can’t get to your child, he’ll likely give up.

Learning to walk away takes courage and isn’t easy, so practicing this tactic at home is helpful. Using a line such as, “I don’t care what you’re saying about me, I have better things to do with my time” is a good way to help convey your message to the bully.

5. Practice Using Humor

This tactic usually works best for older children. Using humor to ward off the bully’s insult will often catch the bully off-guard and help diffuse the situation. However, make sure that the humor does not encourage insulting the bully back–this won’t do much to teach your child that the bully’s behavior is wrong.

6. Monitor Internet and Phone Use

The anonymity of the Internet makes cyberbullying a modern day threat. To help keep your child from being bullied online, keep all computers in a common area of your house and monitor his Internet use. Tell your child not to accept any texts, instant messages or friend requests from people he doesn’t know. If he does receive a harassing message or email, teach him not to reply or play into it, and to tell you right away.

7. Don’t try to fight the battle yourself. Sometimes talking to a bully’s parents can be constructive, but it’s generally best to do so in a setting where a school official, such as a counselor, can mediate.

8. Be Available. Sometimes a situation gets out of hand and becomes more than your child can handle. In situations like this, it is essential your child knows she can come to you if the bullying becomes extreme.

Information taken from http://life.familyeducation.com (Family Education), and http://kidshealth.org (KidsHealth)

————————– En Español ————————

 

Su hijo a prueba del acoso escolar.

Los padres se preocupan por sus hijos cuando están siendo intimidados. Si bien no hay una manera de controlar lo que otros niños le digan o le hagan a su hijo, hay algunas maneras de ayudarlo a lidiar con ellos.

¿Sabía usted que el 25% de las escuelas públicas informan que el acoso escolar ocurre diaria o semanalmente en el centro escolar? ¿Y que uno de cada cinco alumnos de enseñanza secundaria informan haber recibido este tipo de acoso durante el curso anterior?

La buena noticia es que, puesto que el acoso escolar ha ocupado los titulares de los periódicos en muchas partes del mundo, tanto los centros escolares como la población en general (e incluso los famosos) están adoptando una clara actitud de rechazo ante este fenómeno.

Usted también puede cumplir con su parte desde su propia casa. He aquí algunas estrategias inteligentes para impedir que su hijo sea víctima del acoso escolar y para frenar este fenómeno una vez se haya iniciado:

1. Hablar sobre el tema. Hable con su hijo sobre el acoso escolar y pida a otros miembros de la familia que compartan con él sus experiencias al respecto.

De acuerdo a los recursos sanitarios y la Administración de Servicios de Salud (HRSA), una división del Departamento de EE.UU. de Salud y Servicios Humanos, la intimidación es cuando una persona hiere, asusta, o acosa a otra persona a propósito. Esto puede ser a través de golpes, empujones, difundiendo rumores, exclusión, o burlas. Además, el ciberacoso ocurre cuando los agresores utilizan Internet, teléfonos móviles u otro tipo de tecnología cibernética para acosar a otros. Esto podría implicar el envío de textos o correos electrónicos amenazantes, publicar fotos o mensajes desagradables sobre otros en blogs o sitios web, o utilizando algún otro nombre para propagar rumores.       

Si su hijo se sincera con usted y le explica que está siendo víctima del acoso escolar, elógielo por haber sido lo bastante valiente como para explicarlo y ofrézcale un apoyo incondicional. Haga una consulta en el centro escolar de su hijo para enterarse de la política relacionada con el acoso escolar y averigüe cómo el personal del centro y los profesores del niño enfocan este tipo de situaciones.

Pero sobretodo recuerde: Sea usted un buen modelo a seguir.  Ser parte y testigo de relaciones respetuosas le ayudará a su hijo a aprender cómo debe ser tratado.

2. Eliminar el posible cebo. Si lo que busca el o los acosadores es el dinero de su hijo para comprarse el almuerzo o determinados artículos u objetos que suele llevar al colegio, usted puede contribuir a neutralizar la situación animando a su hijo a llevarse el almuerzo preparado o a asistir al colegio sin dichos artículos u objetos.

3. Ir acompañado de amigos por motivos de seguridad. Es mucho menos probable que una persona acompañada de uno o varios amigos sufra acoso mientras abre su casillero o camina en el colegio que si lo hace a solas.  Recuérdele a su hijo que se siente con sus amigos en el autobus escolar o que siempre este acompañado por sus amigo.  El estar con sus amigos le dará a su hijo la confianza y ayudará a que se aleje del grupo.

4. Mantener la calma y seguir adelante. Cuando ocurre el acoso escolar, la mejor defensa de un niño es mantener la calma, ignorar los comentarios hirientes recibidos, decirle al acosador que pare y limitarse a alejarse de la situación.

Los acosadores disfrutan haciendo daño a los demás. Cuando un niño no se altera ni se irrita con facilidad tiene muchas menos probabilidades de ser víctima del acoso escolar.

Enseñe a su hijo a retirarse de la intimidación y caminar con un aire de dignidad. Si el agresor siente que no puede llegar a su hijo, probablemente va a darse por vencido.  Aprender a alejarse necesita valor y no es fácil, por lo que la práctica de esta táctica en el hogar es muy útil. Usando una línea tal como: “No me importa lo que dicen de mí, tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo” es una buena manera de ayudar a transmitir su mensaje al acosador.

5. Practique el uso del humor. Esta táctica suele funcionar mejor para los niños mayores. Usar el humor para evitar un insulto del acosador suele ponerlo con la guardia baja y ayuda a calmar la situación.  Sin embargo, asegúrese que el humor no fomente a insultar al acosador de nuevo – esto no servirá de mucho para enseñarle a su hijo que la conducta del acosador es errónea.

6. Monitorear el uso de Internet y de teléfono. El anonimato de Internet hace que el acoso cibernético sea una amenaza hoy en día. Para ayudar a que su hijo no sea intimidado en línea, mantenga todos los equipos en un área común de la casa y vigile el uso de Internet. Dígale a su hijo que no debe aceptar ningún texto, mensajes instantáneos o solicitudes de amistad de personas que no conoce. Si recibe un mensaje de acoso o de correo electrónico, que le informe de inmediato…

7. No intentar solucionar las cosas enfrenándose a los padres del acosador. A veces, el hecho de mantener una conversación con los padres del acosador puede resultar constructivo, pero generalmente es mejor mantenerla en un lugar donde un funcionario del colegio, como un orientador escolar, pueda actuar como mediador.

8. Esté Disponible. A veces la situación se sale de control y se convierte en algo más fuerte que su hijo no puede manejar. En situaciones como ésta, es esencial que su hijo sepa que puede contar con usted si el acoso se vuelve extremo. 

Información tomada de http://life.familyeducation.com (Family Education), y http://kidshealth.org (KidsHealth)

 

 

Share this article

Tags: ,

Category: Family

Comments are open.