Bullying can be avoided from the core of the family.

| January 24, 2013

 Para leer en Español

STOP

By Danielle Ceruti Espinel

danielleceruti@mac.com

My name is Danielle Espinel, I am a mother of a 15 year-old boy and a 6 year-old girl.  In my teenage years I was the blank of different types of bullying from my schoolmates, – and who hasn’t been to a greater or lesser degree?   The truth is that in the country where I come from (Venezuela), things were settled in a more or less drastic way.  By the end of those years, I had learned who I was and all the positive things that surrounded me made me a strong and successful woman.

This is my case, but unfortunately it is not so with many children who are being harassed today in classrooms, cafeterias and school premises, without any kind of help from teachers, people in charge of schools or relatives.  It is unbelievable that we are more and more influenced by the mass media and we see more and more persons wanting to make this planet a better world, telling us to eat healthy, exercise and even help others.  I believe that, in addition to all this, we must stop to see what are the moral values that we are instilling in our children. It may be that since we live trying to stretch our budgets to make ends meet, we believe it is all about educating our children to become good professionals, or telling them to do their homework and get good grades so they can be admitted in a good college.

DEPRIMIDOThe duty of parents is to care for and guide their children to become better human beings, and that is why I am sure that bullying is 100% avoidable from the home.   If we make our children aware, if we let them know truly that we are here to support them, if we teach them about the damage that negative comments can do to others, that religions, race, physical differences or sexual preferences do not matter, and that all these characteristics make the world more diverse and interesting, and how serious these actions may affect the lives of other human beings, that all persons have a right to be happy no matter how different they may appear to be.

My eldest son has been a victim of bullying at school since he was in third grade, not only physical but emotional bullying.   I also understand that there are weaker persons or those who are easier to attack, but this must never be an excuse to become a victim.

I still cannot believe the reactions of teachers, the police and the relatives of the other children who have attacked my son.  I think all of them have a common feature:  none of them cares, because they are not living it in their own flesh.  If we adults do not stop this situation, the attacks will go on with horrible consequences for society, each day we are more afraid of sending our children to school and this way we will be putting an end to society, we will be home-teaching our kids through the Internet and will end up with selfish adults who lack human and social awareness.

It is frequent to see news about bullying at schools that many times end up in deaths; we are scandalized and anguished, but it is important to make our children know the reason of these attacks, the lack of assistance for bully victims, and how easy it can be to help anyone, even by denouncing the actions committed by or against them.  It is sad to know that 64% of the cases of school bullying are never reported to the authorities, that 56% of those cases never become known to the victim’s families, and that only 28% of the cases are solved. Are we willing to sacrifice more than 70% of our population to build a strong character in our children? How can we justify that these cases continue?  And how can we become aware of this at home, without going out and speaking with someone, or looking it up on the Internet?

There are signs that tell us that something is happening to our children, and we easily blame them on adolescence, or what I call “abhorrencence”, that teen age when our children stop being children, when they are ashamed of being hugged by us and don’t tell us their thoughts as they did before.  But, as parents, we must be aware of those signs:  lies, lack of enthusiasm for activities, lack of sleep, thinking only to themselves, pride and aggressiveness; all these signs and many others that we will discuss in our next articles and that must be considered seriously and not blame them on a hormone-changing process, in trying to come up with a simple and quick explanation, as we would all like to solve our problems.

Our teachers should also some more patience.  I understand there are many children in their classrooms and that they do what the school asks them to do, but I believe that persons who have made a decision to study education or psychology and are part of our children’s lives, must be more aware of what is happening around them, and be proactive in this and all situations that arise at the schools, after all, remember that our children spend more than 50% of the day with you.

We have all the tools, there is the internet, my God it is so easy to find percentages, the causes and consequences of these actions today, and once more I tell you it is hard to believe this is happening in our society.

Parents, teachers, directors and psychologists of our schools:  Please help avoid being caught by the lack of love for one another that is taking our society apart! Let us decide to be sensitive and honest human beings so we can leave more than money, but good and love in the hearts of our children. It is in our hands to avoid more unnecessary bloodshed and deaths that we are living in the world.  Let us teach for good and not for pride, do not tell them we do not care about others, because they will end up treating their fellow students, siblings and even us that way.

——————- En Español ——————-

El acoso escolar se puede evitar desde el núcleo familiar.

Por Danielle Ceruti Espinel

danielleceruti@mac.com

Mi nombre es Danielle Espinel, soy madre de un niño de 15 años y una niña de 6, en mi adolescencia fui sometida a diferentes tipos de acosos por varios de mis compañeros de escuela, ¿y quien no?, la verdad es que en el país de donde yo vengo (Venezuela) las cosas se resolvían de una manera más drástica. Al fin de mi adolescencia aprendí quién era yo y todas las cosas positivas que me rodeaban me hicieron ser una mujer fuerte y triunfadora.

igualdadEste es mi caso, aunque lamentablemente no es el de muchos niños que hoy son atacados en las aulas, cafeterías e instalaciones escolares, sin recibir ningún tipo de ayuda por parte de los docentes, personas encargadas de las escuelas o familiars.  Parece mentira que cada vez tenemos más influencias de los medios de comunicación y vemos a más personas queriendo hacer de este planeta un mundo mejor, comiendo sano, haciendo ejercicios y hasta ayudando a los demás. Yo creo que además de todo lo antes mencionado debemos detenernos un poco a pensar en que valores morales estamos inculcando en nuestros hijos…  de pronto por que vivimos al día con los gastos y el dinero es que creemos que educar a nuestros hijos para que sean buenos profesionales es suficiente o decirles que hagan las tareas y tengan buenas notas para poder así entrar en una buena universidad.

La labor de los padres es cuidar y guiar a los hijos para que sean mejores seres humanos, y es por esa razón que estoy segura que el acoso escolar es 100% previsible en el hogar si concientizamos a nuestros niños, si les hacemos saber de verdad que estamos aquí para ellos, si les enseñamos los daños que pueden causar los comentarios negativos ante los otros, no importa la religión, color, estado físico o preferencia sexual. Debemos estar conscientes que todas estas características hacen que el mundo sea diverso e interesante y cuán graves pueden ser estas acciones en la vida de los otros seres humanos, que todas las personas tienen derecho a ser feliz sin importar lo diferente que pueda ser a nosotros.

Mi hijo mayor ha sido víctima de acoso escolar desde el tercer grado y no solo físico sino emocional, también entiendo que existen personas más débiles o más fáciles de atacar que otras, pero esta no puede ser una excusa para ser más o menos víctima. Es increíble ver las reacciones de los maestros, policías y familiares de los otros niños que han atacado a mi hijo. Creo que todos tienen una sola característica en común: que a ninguno le importa, porque no lo están viviendo en carne propia. Si nosotros los adultos no le ponemos un alto a esta situación seguirán los ataques y sus consecuencias nefastas para esta sociedad, cada vez tendremos más miedo de enviar a nuestros hijos a las escuelas y estaremos acabando con la sociedad, educaremos a nuestros niños a través de la Internet y tendremos adultos con carencia de humanidad.

Es más frecuente que encontremos en las noticias casos de acoso escolar que la mayoría de las veces concluyen en muertes, nos escandalizamos y angustiamos, pero es importante hacer saber a nuestros hijos el por qué de estos ataques la falta de ayuda que tienen los jóvenes abusados y lo fácil que es ayudar a una persona aunque sea denunciando actos que no son cometidos por o en contra de ellos.

Es triste saber que el 64% de los casos de acoso escolar nunca son denunciados, del 56% nunca se enteran las familias y solo un 28% es resuelto, ¿estamos dispuestos a sacrificar el mas del 70% de nuestra población para construir un carácter fuerte en nuestros hijos?

¿Cómo justificamos que estos casos sigan pasando y de qué manera nos podemos dar cuenta en nuestra casa, sin salir a la calle, sin hablar con nadie, sin consultar la Internet?

Existen factores que nos dicen que algo está pasando con nuestro hijos y los cuales atribuimos muy fácilmente a la adolescencia o como la llamo yo la aborrescencia.  Esa edad en la que el niño ya no es más niño y no se deja abrazar por les da pena o no nos cuentan todo como antes, pero como padres debemos estar conscientes de cuáles son estas señales: La mentira, la falta de ganas para hacer cualquier actividad, la falta de sueño, el encierro, la soberbia y la agresividad, todos estos factores y muchos más de los que hablaremos en próximas entregas son los que tenemos que tener presentes como padres y no achacárselos a un proceso hormonal para darle una explicación simple y rápida como todos quisiéramos que fueran las cosas.

Nuestros educadores también deben tener un poco mas de paciencia. Entiendo que hay muchos niños en las aulas y que hacen lo que el colegio les pide, pero creo que las personas que tomaron la decisión de estudiar educación, psicología y forman gran parte de la vida de nuestros hijos deben estar un poco más pendientes de lo que pasa a su alrededor y ser seres humanos proactivos ante esta y todas las situaciones que se presenten en el centro de estudio, después de todo recuerden que los niños pasan más del 50% del día con ustedes.

Las herramientas las tenemos todas en las manos… existe la Internet, ¡por Dios!, es tan sencillo buscar los porcentajes, las causas y las consecuencias de estos actos hoy en día que, una vez más les digo, me cuesta creer que esto esté pasando en nuestra sociedad.

Padres, amigos, maestros, directores y psicólogos de los colegios ayuden para así evitar estar en las garras del desamor al prójimo que está acabando con nuestra sociedad. Vamos a crear seres humanos sensibles y honestos para poder dejarles más que una herencia de dinero, sino de bondad y amor en los corazones de nuestros niños, está en nuestras manos evitar, más sangre, más muerte innecesaria o más dolor del que ya vivimos en el mundo. Eduquemos para el bien y no para la soberbia;  no les digamos que no nos importan los demás, por ellos trataran así a sus compañeros, hermanos y hasta a nosotros mismos.

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Tags: ,

Category: Family

Email
Print