El SECRETO está en tu ADN…Tu alimentación según tu Grupo Sanguíneo (O y B).

| November 10, 2012

Segunda Parte

Retomando la continuación del artículo pasado. Somos seres únicos, irrepetibles, con un conjunto único de circunstancias en la vida y con una constitución corporal única. Si es que somos tan únicos, porque es que seguimos dietas y teorías que están dirigidas a un grupo masivos de personas? Todos los factores que nos hacen diferentes uno de otros, también, deben ser considerados en la determinación de los enfoques curativos naturales o planes dietéticos. Lastimosamente, La mayoría de las dietas no estás realizadas pensando en la individualidad del ser humano, sino enfocándose en tan solo un resultado y bastante mercadeo (el arte de generar bastante dinero) pero ese no es el tema.

 El ser humano no es un robot de molde, no todos los cuerpos reaccionaran de la manera deseada  a la dicha dieta de moda. Lo único que funcionara es una nutrición personalizada tomando en cuenta varios factores, uno muy importante es nuestra individualidad bioquímica  o “nuestro tipo de sangre.” Ya que  debido a sus características y composición, cada tipo de sangre asimila de diferentes maneras los alimentos. Y al elegir los correctos alimentos, que son compatibles con nuestro tipo de sangre, estos trabajaran en total armonía, y serán usados como fuente de nutrientes y combustible para que el organismo realice sus funciones con eficacia para un salud optima. Es por esto, que es de gran importancia  comer alimentos que son beneficiosos para nuestro tipo de sangre  y alejarnos de otros que sean incompatibles, por más de que sean ricos a nuestro paladar, nuestro cuerpo no disfrutara de aquel sabor rico que tan solo durara unos pocos segundos, ya que desafortunadamente, hay algunos alimentos que aunque lucen indefensos,  al ser  injeridos, resultaran un efecto adverso a nuestro cuerpo causando una inapropiada aglutinación en la sangre .La cual, generara anticuerpos, que se unirán como un ejército en la sangre para defenderse del alimento incompatible, pues los consideran invasores foráneos. Este alimento no va a poder ser descompuesto o digerido apropiadamente. Las vitaminas y los minerales no serán absorbidos en el torrente sanguíneo para nutrir y tampoco servirá de combustible para que el cuerpo realice sus funciones. El organismo, reaccionara ante este alimento no deseado como lo hace ante cualquier sustancia desconocida. Produciendo ciertos trastornos como son los dolores intestinales, la flatulencia, la sobre llenura y hasta la diarrea y el aumento de peso (como grasa excesiva).

La buena noticia, es que esta situación podría ser prevenida si usted come de acuerdo a su tipo de sangre, elemento  muy importante que sirve de guía alimenticia para los planes de adelgazamiento efectivo, correcto, saludable y duradero. Para esto, lo principal saber a qué tipo de sangre pertenecemos: A, B, AB, u O; para así, seleccionar el alimento correcto. Y como resultado la naturaleza nos recompensará con un estado de salud óptima y un peso que vaya en armonía con nuestra constitución.

Los tipos de Sangre y Su Alimentación:

TIPO DE SANGRE “O”: Estas personas pueden digerir y metabolizar las carnes (excepto el cerdo y sus derivados) con mayor facilidad que los otros tipos de sangre, ya que poseen un nivel alto de acido en su estomago, lo que les facilita la digestión de la proteína de origen animal. Sin embargo, deben restringir el consumo de granos y panes, ya que estos contienen abundancia de una lectina (proteina) llamada “Gluten” la que es antagonizante para este tipo de sangre. Por lo tanto, deben eliminar el uso del trigo de su dieta y abstenerse de comer panes, pastas, dulces horneados y otros productos elaborados con trigo y/o harina de trigo. 

Por su toxicidad deben evitar al máximo el uso de la carne de cerdo y sus derivados, incluyendo el jamón; también evitar el maní, así como de los frijoles rojos tipo “kidney”, igualmente las lentejas, la naranja y el café. De otro lado deben abstenerse de ingerir papa y plátanos. En relación a los productos lácteos (derivados de la leche) estos deben limitarse solamente al uso de queso de tipo mozzarella bajo en grasa. También deben evitar cocinar con aceite vegetal, así como de maíz y de maní.

Alimentos que engorda al grupo sanguíneo O: Trigo (todos sus productos), leche de vaca, proteina whey, papas, plátanos (banana), maíz, maní, frijoles rojos y lentejas.

TIPO DE SANGRE “B”: El único tipo de sangre que puede disfrutar de una variedad de productos lácteos, los vegetales verdes y las carnes pero con la importantísima excepción del “pollo” son también beneficiosos para los tipo B. Deben evitar el maíz, el maní y los productos elaborados con trigo, todos los cuales se les hace difícil digerir y por tanto promueven su aumento de peso y grasa corporal. Igualmente absténgase de ingerir crustáceos de todo tipo. Puede consumir pescado blanco (como el salmón, el bacalao, el pargo, etc.) con total confianza. Podrán disfrutar de la gran mayoría de los productos de la leche y sus derivados, pero deberá hacer excepción del Helado, que es perjudicial para el tipo sanguíneo B. los huevos podrán utilizarse en forma moderada  (3x semana).

Alimentos que engordan al grupo sanguíneo B: el Pollo, maíz, maní, lentejas, tofu y leche de soya.

Espero que te haya gustado este articulo, si quieres saber más sobre qué comer para tu tipo de sangre y como lograr bajar de peso saludablemente, no te pierdas la tercera parte de este articulo donde les contare con detalles que comer para el tipo de sangre A y  AB. 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Category: Health

Comments are open.

Email
Print