Myles Porter busca ser parte de la historia Olímpica.

| June 21, 2011

Su discapacidad visual no es un impedimento

Por Ernest Pund

En el sitio de Entrenamiento Nacional de USA Judo en el Centro de Entrenamiento Olímpico en Colorado Springs, CO, lo que Myles Porter ve y lo que él sabe son dos cosas muy diferentes.

Debido a un impedimento visual, lo que él ve cuando mira a su oponente a través del tatami, es algo así como lo que la mayoría de nosotros vería desde una distancia de cien pies – eso sería suficiente para frenar a mucha gente a dar un paso.

Pero, ¿qué es lo que Porter sabe? ¿Por qué este Paralímpico 2008 da el siguiente paso, y el siguiente, y el siguiente?   Lo que Porter sabe es que casi todo es posible.

“No importa qué sea, si pones tu mente en ello, puedes hacer casi cualquier cosa”, dijo Porter.

Porter es su propia prueba. Su carrera ha sido vertiginosa, no sólo en Judo Paralímpico sino también en competencias para atletas sin impedimentos. Myles logró el tercer lugar en Octubre del 2009 en el torneo Rendez-Vous Canadá en Montreal, un torneo de élite internacional de nivel B de Judo Senior.  Esto es muy importante, dijo Eddie Liddie,  quien es el entrenador de Porter y Director de Alto Rendimiento de USA Judo.

“Porter es el segundo atleta con impedimento de visión en lograr un lugar en un evento de Nivel B. Muchos atletas, ambiciosos y con total capacidad de visión, no llegan ni acercarse a eso”, dijo Liddie.      “Y Porter no se detiene allí”.

Más allá de lo que él ve físicamente, y de lo que sabe acerca de lo que significa ganar en la vida, Porter tiene una meta, una visión de su futuro. Se ve en camino hacia Londres 2012 para competir en los Juegos Olímpicos.

Eso es algo que ningún otro judoka ha logrado antes, competir tanto en los Juegos Paralímpicos como en los Juegos Olímpicos.

“Hacer esto en judo sería enorme”, dijo Porter.

Claro que sí, seria inmenso no sólo porque Porter tiene un impedimento de visión importante, un albinismo ocular – carece de pigmento en la retina- y tiene dificultades para discernir detalles, sino porque el ascenso de Porter ha sido increíblemente fuerte y rápido. La primera vez que pisó un tatami fue hace tan sólo cuatro años. Y ni siquiera era una alfombra de judo real – un tatami tradicional – su primer club, fue en la Universidad de Toledo, donde el equipo entrenaba en los pisos de gimnasia.

Fue casi por casualidad que terminó en el club de la universidad. Porter había dejado una clase en la universidad, y tenía que llenar ese vacío decidiéndose por algo y así poder permanecer en los dormitorios de la universidad.

Porter recuerda que su consejero le dió tres opciones: karate, “algo así como cesteria,” y judo.

Porter había visto “The Karate Kid” – y no era su película favorita. Había estado en lucha libre durante años – su padre era entrenador de deporte – y sabía lo suficiente acerca de judo para decidirse. No pasó mucho tiempo antes de que se enganche con el deporte de Judo.

“Me enseñaron a caer y tres tiros en el primer entrenamiento porque tenía que ponerme al día”, dijo.

Enseguida, Myles estaba compitiendo en torneos y rápidamente aprendió que “en cualquier momento, puedes ser golpeado por otra persona”, dijo.

Eso es en gran parte lo que a Porter le gusta sobre el deporte – el desafío que viene con esa incertidumbre.

“No sabes qué va a pasar. Cada torneo es diferente… es impredecible. Un caballo negro puede salirte de la nada”, dijo Porter.

A menos de un año de haber entrado por primera vez en un dojo, Porter clasificó para su primer Campeonato Mundial de Ciegos. Abril de 2006, fue también la primera vez que se subió a un avión, para asistir a un campamento de judo obligatorio para judokas seleccionados.  Luego se fue a Francia, en lo que fue su segundo vuelo, donde logró el quinto puesto en la competencia paralímpica del Campeonato Mundial de Judo.

El ascenso de Porter ha sido tan rápido, que él y el atleta olímpico Ryan Reser  tienen una rutina cómica que añaden a todas las demostraciones de judo que hacen. Casi siempre uno de ellos pregunta: “¿Cuánto tiempo has estado haciendo judo?”

Reser ha estado trabajando en Judo durante 24 años.

“Ese es siempre nuestro inicio, porque yo tengo tan sólo 24 años”, dijo Porter. Siempre lo dejo responder primero.”

Después de la broma, Porter acredita a Reser y Liddie por gran parte de su éxito.

Hay mucha gente a quienes agradecer. Sus padres le inculcaron un sentido de autosuficiencia y autodeterminación, y una actitud de “yo puedo” que lleva a todas partes. Y su entrenador en la Universidad de Toledo, Josh White, fue genial también, dijo Porter.

Pero Liddie y Reser lo han llevado lejos en las principales competencias nacionales e internacionales.

Las entradas para la Copa Mundial de Judo están disponibles en la Comisión de Deportes de Miami-Dade / oficinas de USA Judo: 8491 NW 17th Street, Suite 109, Doral FL 33126.  Para obtener más información, llame al (305) 818-7188.

 

Share this article

Category: Sports

Comments are open.