Obamacare Hanging by a Young Thread.

| September 9, 2013

affordable care actPara leer en español

By: Sandra Figueiredo.

The Affordable Care Act true test will start October 1st, 2013.  Better known as Obamacare, the Health Care Law will ask millions of Americans without health insurance to start registering that day in the hope they will find competitive rates through online marketplaces called “exchanges.”  These exchanges were supposed to be run by the states.  However, more than half of the states decided to leave the task to the Federal government, including the state of Florida.  To look at a map of which states will run the exchanges and which ones don’t is almost the same as looking at a political party map.  Most states with Republican governors opted out of setting the exchanges, most states with democratic governors decided to set them up themselves.

Putting party politics aside, it is true that millions of Americans do not have insurance for a plethora of reasons: either because their employer doesn’t provide it; they work part time and therefore are not entitled to that benefit; or because they are self-employed and can’t afford it; or they feel they are too young to have insurance; or they find C.O.B.R.A. (The Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act )  too expensive, and so on.

For a massive overhaul of a system impacting millions of people, it was natural to have glitches and bumps on the road.  But what we have witnessed in the last few months may cause a flat tire.   The first sign of trouble this summer was when the Obama administration announced it will give employers, those who hire 50 workers or more, an extra year to comply with the law.  Though many businesses of that size already provide insurance, recent studies show 41 percent of companies with three to 199 workers don’t.

As in any law, there will be loopholes and many Americans will loose their full-time job starting in 2015 to companies that rather have 49 employees than deal with the insurance issue. In other cases workers will be forced to buy their own. Employers who don’t provide insurance must pay a $2,000 fine for each uninsured worker, and many businesses will rather pay the penalty.

According to the White House, this new law was established to assure that:

  • Insurance companies no longer have unchecked power to cancel your policy, deny you coverage, or charge women more than men. 
  • No American will ever again be denied care or charged more due to a pre-existing condition, like cancer or even asthma.
  • Preventive care will still be covered free of charge by insurance companies–including mammograms for women and wellness visits for seniors. 
  • By August 2013, millions of Americans will receive a rebate because their insurance company spent too much of their premium on administrative costs or CEO bonuses. 
  • 5.3 million seniors will continue to save $600 a year on their prescription drugs. 
  • Efforts to strengthen and protect Medicare by cracking down on waste, fraud, and abuse will remain in place.
  • 6.6 million young adults will still be able to stay on their family’s plan until they’re 26.

At a glance it made a lot of sense.  And here in South Florida we need all the Federal power we can get to protect Medicare in what has become the Medicare fraud capital of America.

The second bump on the road this summer is the polls.  According to RealClearPolitics.com, 51.3 percent of respondents oppose Obamacare and only 39.5 percent are in favor (from surveys taken from late June to early August.)  Undoubtedly, the number of opponents will increase after the latest delay concerning out-of-pocket caps meant to protect the consumer.  For some insurers, the limit will not take effect until 2015.  It has been reported this ruling was hidden in the Labor Department’s website since February, but it was not until August 13th that the first press report appeared in the New York Times.

To say that the Obama administration has had difficulties implementing the health care law is a major understatement.  A billion dollar political campaign may have been easier to manage.  Instead of the 270 electoral votes needed to win the presidency last year, this campaign is trying to recruit 2.7 million healthy Americans 18-to 34-year-olds that White House officials say they need to sign up when open enrollment begins on October 1st.  And again that number will have to increase as parts of the law keep being delayed.

Where will the Administration get those 2.7 million plus youngsters that have no insurance?  They tried recruiting professional sports teams to send the message out, but it didn’t work.  The only ones that would open their computers and wallets to enroll will be those that are truly in the Obama wagon. The campaign is in full swing and the latest to be asked to help may be Oprah.   The message is clear. The U.S. Department of Health and Human Services website to enroll in the exchanges (https://www.healthcare.gov/) shows a-twenty-something Hispanic women on their main page.

With billions of dollars available to subsidize insurance, young adults with low incomes may find it appealing.  Some states have already done the math. A single, 25-year-old nonsmoker who makes $20,000 a year (before taxes) can enroll in a basic insurance plan for less than $42 per month because of a $2,009 annual subsidy. In the real world, however, they may be dealing with school, work, or both, and the last thing in their mind will be to go online and buy insurance.  They may rather use the money for something more attractive or to payback school loans.

What happens if not enough young people enroll? The premiums will be too expensive for older, low income adults who will get insurance through the exchanges.  Besides, the plan needs enough healthy people to pay for those with pre-existing conditions. Let’s do the math for a 50 year-old, non-smoker who makes $35,000 a year and has no children under 20. The average premium will be $5,390, over 1/6 of his income. He or she will need to pay 62% or $3,325 ($277 a month) and the government will subsidize the remaining $2,065 or 38%. The higher the income, the more you pay. If the same 50 year-old makes more than $45,000 a year, he or she will have to pay the whole premium.

When it comes to out-of-pocket costs limits, which will include deductibles and co-payments, the people that will be affected the most are those with chronic diseases. Some drug treatments could cost up to $100,000 a year.  For them 2015 seems very far away in the horizon.

At the end President Obama’s plan may be saved by social media, university campuses, Planned Parenthood, and by a field worker knocking at your door if you are in that age bracket.  It will be up to you to say yes, or no and just pay the penalty. The penalties are a percentage of your income but by 2016 the minimum will be $695 plus inflation adjustment, and the one knocking on your door may be the IRS.  If you say yes, keep in mind the exchange website page is run by a government computer. 

(Note: this tool may serve as an example to calculate premium through the exchanges.  http://kff.org/interactive/subsidy-calculator/  For more information on the new health care law visit www.healthcare.gov/ or www.cuidadodesalud.gov

————— En Español ————–

La Ley de Asistencia Asequible ó Obamacare:

Colgando de los jóvenes.

  

reformPor Sandra Figueiredo.

La verdadera prueba de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés) se iniciará  el 1 de octubre del 2013.

Más conocido como Obamacare, la Ley de Cuidado de Salud le pedirá a millones de ciudadanos sin seguro de salud que comiencen a registrarse  ese día con la esperanza de que encontrarán precios competitivos a través de mercados en línea llamados “intercambios”. Se supone que estos intercambios serán dirigidos por los estados. Sin embargo, más de la mitad de los estados decidieron dejar la tarea al gobierno federal, incluyendo el estado de la Florida.

Ver un mapa de los Estados que ejecutarán los intercambios y los que no, es similar a ver un mapa de partidos políticos. La mayoría de los estados con gobernadores republicanos optaron por no establecer los intercambios, la mayoría de los estados con gobernadores demócratas decidieron ponerlos en marcha ellos mismos.

Dejando a un lado la política partidista, es cierto que millones de estadounidenses no tienen seguro médico debido a una gran cantidad de razones: ó  bien sea,  porque su empleador no se lo proporciona, porque trabajan a tiempo parcial y por lo tanto no tienen derecho a ese beneficio, o porque son trabajadores independientes y no pueden pagarlo, o sienten que son demasiado jóvenes para tener un seguro, o porque encuentran la Ley de Reconciliación Presupuestaria Consolidada, (C.O.B.R.A. por sus siglas en ingles) es demasiado cara, y así sucesivamente…

Para una reforma profunda de un sistema que afecta a millones de personas, era natural tener problemas y “baches en el camino”.   Pero lo que hemos visto en los últimos meses puede causar un neumático desinflado… La primera señal de estos problemas se vio este verano fue cuando la administración del Presidente Obama anunció que dará a los empleadores que contraten a más de 50 trabajadores un año más para cumplir con la ley.

A pesar de que muchas empresas de ese tamaño ya proporcionan seguros, estudios recientes muestran que un 41 por ciento de las empresas de tres a 199 trabajadores no lo hacen.

Como en cualquier ley, habrá vacíos legales y muchos estadounidenses podrían perder su trabajo a tiempo completo a partir de 2015 por las empresas que preferirían tener 49 empleados que tratar el tema de los seguros. En otros casos, los trabajadores se verán obligados a comprar los seguros por su propia cuenta.

Los empleadores que no ofrecen seguro deberán pagar una multa de $ 2,000 por cada trabajador sin seguro, y muchas empresas preferirán pagar la multa.

Según la Casa Blanca, esta nueva ley se estableció para garantizar que:

•  Las compañías aseguradoras ya no tengan poder sin control para cancelar su póliza, negar la cobertura o cobrar más a las mujeres que a los hombres.

•  A cualquier persona con condiciones pre-existentes, tales como el cáncer o asma, no se les podrá negar o cancelar su seguro médico.

• La atención preventiva aún estará cubierta de forma gratuita por las compañías de seguros – incluyendo las mamografías para las mujeres y las visitas de bienestar para las personas mayores.

• Millones de personas recibirán un reembolso debido a que las aseguradoras usaban hasta el 40% de las primas para gastos de administración o de operación.

• 5,3 millones de personas mayores continuarán ahorrando $600 al año en sus medicamentos recetados.

• Continuarán los esfuerzos para fortalecer y proteger a Medicare y seguirán tomado medidas para reducir el fraude, el robo y los abusos de Medicare.

• 6,6 millones de jóvenes serán capaces de permanecer en el plan de su familia hasta que cumplan 26 años. Anteriormente, al llegar a los 18 años, las aseguradoras cancelaban la cubertura del joven.

Esto a  primera vista tiene mucho sentido. Y sobre todo necesitamos todo el poder federal para que sigamos protegiendo al Medicare, por que el sur de Florida se ha convertido en la capital del fraude al Medicare de los Estados Unidos.

El segundo obstáculo en el camino son las encuestas.  Según las últimas encuestas, el 52 por ciento de los votantes se opone a Obamacare mientras que el 41 por ciento está a favor. Sin lugar a dudas, el número de oponentes aumentó después del último retraso en relación a cómo proteger al consumidor.  Supuestamente habría límites máximos de cuánto el consumidor tendría que pagar, sobre todo para aquellos que tienen enfermedades crónicas. Para algunas compañías de seguros, el límite no entrará en vigor hasta el 2015. Se ha reportado que este fallo estaba oculto en el sitio web del Departamento de Trabajo desde febrero, pero no fue hasta el 13 de agosto que apareció en un artículo de prensa en el New York Times.

Decir que el gobierno de Obama ha tenido dificultades para la aplicación de la ley de salud es una subestimación importante. Una campaña política de mil millones de dólares podría haber sido más fácil de manejar. En lugar de los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia el año pasado, los funcionarios de la Casa Blanca están en campaña tratando de reclutar a 2,7 millones de personas saludables entre 18 y 34 años de edad para registrarse en la inscripción abierta que comienza el 1 de octubre.

Y nuevamente ese número tendrá que aumentar a medida que sigan retrasando partes de la ley.

¿Pero cómo la Administración conseguirá esos 2,7 millones de jóvenes que no tienen seguro? Los únicos que podrían abrir sus computadoras y billeteras para inscribirse podrían ser los que están verdaderamente a favor del Presidente Obama.   La campaña está en pleno apogeo y quizá hasta le pidan ayuda a la famosa Oprah.

El mensaje es claro. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos  quién insta a inscribirse en el intercambio muestra a una joven mujer hispana en su página principal (https://www.healthcare.gov/)

Con miles de millones de dólares para subsidiar el seguro, a los adultos jóvenes de bajos ingresos les puede resultar atractivo. Algunos estados ya han hecho los cálculos. Una persona de 25 años de edad, que gana $ 20,000 al año (antes de los impuestos) puede inscribirse en un plan de seguro básico por menos de $ 42 por mes a causa de un subsidio anual de $2,009 dólares. Sin embargo en el mundo real, puede estar lidiando con sus estudios, el trabajo, o ambos, y la última cosa en su mente será la de ir y comprar un seguro. Es posible que quiera usar el dinero para algo más atractivo o para el reembolso de préstamos de la universidad.

¿Qué sucede si no hay suficiente gente joven para inscribirse? Las primas serían demasiado caras para los adultos mayores y de bajos ingresos que quieran obtener un seguro a través de los intercambios.

Además, el plan necesita de personas lo suficientemente saludables para pagar por las personas con condiciones pre-existentes.

Por ejemplo, para una persona de 50 años que gana $ 35.000 al año y no tiene hijos menores de 20 años, la prima promedio será de $ 5.390, más de 1/6 de su ingreso. Él o ella tendría que pagar el 62% ó $ 3.325 ($ 277 mensuales) y el gobierno subsidiará los restantes $ 2.065 o 38%. Cuanto mayor sea el ingreso, más se paga.

Si la misma persona de 50 años de edad gana más de $ 45,000 al año, él o ella tendrían que pagar toda la prima.

Cuando se trata de costos de su propio bolsillo los límites, que incluyen los deducibles y co-pagos, de las personas que se verán más afectadas en su mayoría son personas con enfermedades crónicas. Algunos tratamientos farmacológicos pueden costar hasta 100.000 dólares al año. Para ellos el año 2015 parece muy lejos, en el horizonte.

Dentro de lo que cabe, el plan del Presidente Obama puede ser salvado por los medios de comunicación, redes  sociales, campus universitarios, Planned Parenthood, y quizás por un trabajador social llamando a su puerta, sobre todo si usted tiene entre 18 y 34 años.

Será usted quién decida sí o no, o simplemente pague la multa. Las sanciones son un porcentaje de sus ingresos, pero en 2016 el mínimo será $695 más el ajuste por inflación…  Entonces el que pueda llamar a su puerta puede que sea el IRS.

Si dice que sí, tenga en cuenta que la página web de intercambio está dirigida por un equipo de gobierno.

(Nota: Esta herramienta puede servir de ejemplo para el cálculo de primas a través de los intercambios http://kff.org/interactive/subsidy-calculator )

Para obtener más información sobre la nueva ley de salud, visite www.healthcare.gov/ ó www.cuidadodesalud.gov

 

 

 

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Tags: ,

Category: Health

Comments are open.

Email
Print