The Waiting Game…

| August 26, 2013

grand floridian
Para leer en Español 

By: Ettore Sabatella 

While residents of Doral wait patiently for the Commission on Ethics and Public Trust to decide about Mayor Luigi Boria’s conflict of interest -or lack thereof-, the Doral Council continued its business at a Special Council Meeting. Of course, Mayor Boria had to recuse himself pending the investigation.

The only item on the Special Council’s agenda concerned the now controversial Grand Floridian land.  The business at hand was to decide whether or not they should grant a zoning change to the 5-acre parcel recently annexed to a 12-acre land that will eventually hold multimillion dollar homes.  The future properties are mainly targeted to well-to-do Venezuelan families, or as their own bench ads imply, to the one percent.  The Commission had to decide whether or not there was a conflict of interest when the Mayor gave his adult children millions of dollars to invest in that land.  Despite the fact that they don’t own it anymore, the whole issue has become a maze.  It has been two months since the investigation by the Ethics Commission started so the city went ahead and placed the item on the agenda.

Though the meeting started with a “solemn and quite” atmosphere, as Councilwoman Sandra Ruiz stated, after more than an hour of discussion the crowd got routy, the attorney kept asking for the public to keep decorum, Ruiz herself abruptly left the dais and the drama of the Grand Floridian continues.

When there was still relative peace during the public comments several attendees stood up to show their support of the project but Vice-Mayor Bettina Rodriguez-Aguilera quickly pointed out that not all of those who stood-up live in the city.  That gave a clear message.  We are not here to be intimidated. The Council had a very hot issue in front of them, especially after several council members have commented to the press they will wait until the Ethics Commission’s ruling before casting their vote.  The problem is, the Ethics Commission has not given an opinion and nobody really knows when it will be rendered.

According to the Executive Director of the Miami-Dade Commission on Ethics and Public Trust, Joseph Centorino, the commission does not have enough information at this time.  “In the event that we issue an opinion we will notify you immediately,” Centorino wrote in an email to city attorney John Herin.  Councilwoman Ana Maria Rodriguez did remind the council that this matter is still under investigation. “I have nothing against the merits of the project but I feel it is still pending.”

Councilwoman Cristy Fraga who back in June originally felt uncomfortable voting on something that could put them as council and the city under ethical scrutiny, suggested to wait. The atmosphere really changed when Councilwoman Ruiz confronted the Vice-Mayor on her comments about the way Ruiz has voted in the pass. That gave way to a sudden request to review her vote record before she stood-up and left.

At the end, and in the abundance of caution, the four council members decided to postpone voting on the issue until the September 25th zoning meeting while directing the city attorney to contact the Ethics Commission and request the ethical implications of this application and how voting on this item -without an ethics opinion- would affect the elected officials and the city as a whole.

The day of meetings at Doral could not end with another chapter on the red-light-cameras, a topic that what discussed during the regular council meeting.  Manager Joe Carollo even suggested they may need metal detectors at the place where the new magistrate will review the tickets. Following the new stipulations by the Florida legislature, the amendments to the law could add additional costs to the violations, and according to the manager, penalizing people even more. 

Doral is considering adding a timer at those intersections to warn drivers when the light will change but at $1,600 a piece, Mayor Boria preferred to protect the taxpayers’ money and instead lower the dollar amount per ticket.  The rest of the council pointed out the city doesn’t have the authority to do that.

Though he may try to protect the people’s money, we know that Mayor Boria likes to buy.  There is no shame on that.  As we have written in previous columns, he has all the right to fulfill his American Dream.  What is interesting is to observe his buying habits.  First example that comes to mind is his practice of buying media time.  At least two popular Spanish radio stations, Actualidad 1020 and La Poderosa, carry programs bought by Mayor Luigi Boria.  Thankfully, he’s using his own money and apparently does not use city time to produce the shows.  But that doesn’t stop him from talking about city issues on the air.  Few days prior to the August 21st meeting, Mayor Boria used his space on La Poderosa to suggest there was corruption in Doral.  Without naming specific names, the Mayor indirectly hinted at one or two council members who may be receiving bribes concerning the red-light cameras.  This is the Mayor’s plot: the company which holds the contract with the City on red-light-cameras is “buying” the vote of council members to avoid canceling the contract.

This is a serious accusation and the results are obviously reflected on the dais.  The atmosphere during the council meeting was sometimes as uncomfortable as the one described at the Rotary Club table.  Council member Ana Maria Rodriguez did mention these accusations and called the Mayor on this. But if the atmosphere from the Rotary event generated a caricature on the paper –and great amusement along with it-, what happens on that dais is more serious, and does affect us all.

The red-light-cameras will continue in Doral, and come September, if the Grand Floridian project is finally approved, many Latin American buyers will see this as a good investment in one of the great cities in South Florida, until of course they step out of their threshold and don’t smell the roses.

———- En Español ———-

El juego de la espera!

 

Por Ettore Sabatella.

Mientras que los residentes de Doral esperan pacientemente a que la Comisión de Ética del Condado Miami Dade decida sobre el conflicto de intereses del Alcalde Luigi Boria – o falta de ellos -, el Concejo de la ciudad de Doral continuó su actividad en una sesión especial. Por supuesto, el alcalde Boria tuvo que excusarse en espera de la investigación.

El único punto de orden del día del Concejo especial se refería a la actual polémica sobre las tierras del Grand Floridian. El tema en cuestión era decidir si deben o no conceder un cambio de zonificación de la parcela de 5 hectáreas recientemente anexada a un terreno de 12 acres en el que eventualmente se construirán casas multimillonarias.

Las futuras propiedades están enfocadas principalmente a familias venezolanas de alto poder adquisitivo, y como sus propios anuncios dicen, al uno por ciento.

La Comisión tendrá que decidir si hubo o no un conflicto de intereses cuando el alcalde le regaló a sus hijos millones de dólares para invertir en esas tierras. A pesar de que actualmente ya no son dueños de estas tierras, todo el asunto se ha convertido en un laberinto.

Han pasado dos meses desde que la Comisión de Ética iniciara la investigación a lo que la ciudad se adelantó y colocó el tema en el orden del día.

A pesar que la reunión se inició en un ambiente “solemne y tranquilo” como mencionó la concejal Sandra Ruiz, después de más de una hora de discusión el público empezó a alborotarse; el abogado exigió varias veces mantener el decoro; la misma Ruiz abandonó abruptamente el estrado y así continuó el drama de Grand Floridian.

Cuando todavía había una paz relativa durante los comentarios públicos, varios de los asistentes se pusieron de pie para mostrar su apoyo al proyecto, pero la ViceAlcaldesa Bettina Rodríguez-Aguilera se apresuró a señalar que no todos los que se pusieron de pie viven en la ciudad.  ¡Eso dio un mensaje claro! El Concejo no estaba ahí para ser intimidado.

En efecto, el Concejo tiene frente a ellos un tema muy candente… Especialmente cuando varios miembros han comentado a la prensa que esperarían hasta que el fallo de la Comisión de Ética antes de emitir su voto. El problema es que la Comisión de Ética no ha emitido dictamen alguno y nadie sabe realmente cuándo lo hará.

Según el Director Ejecutivo de la Comisión de Ética de Miami-Dade, José Centorino, la Comisión no dispone de información suficiente en este momento. “En el caso de que emitamos una opinión lo notificaremos inmediatamente”, escribió Centorino en un correo electrónico dirigido al abogado de la ciudad John Herin.

La concejal Ana María Rodríguez recordó al Consejo que este asunto sigue siendo objeto de investigación y comentó: “No tengo nada en contra de los méritos del proyecto, pero me parece que todavía está pendiente” y la Concejal Christi Fraga quien en el pasado mes de junio originalmente se sintió incómoda al votar en algo que podría poner a la Alcaldía y la ciudad bajo escrutinio ético, sugirió esperar.

El ambiente cambió cuando se enfrentaron la concejal Ruiz y la Vice Alcaldesa Rodríguez Aguilera  por los comentarios de ésta al referirse a la forma en que Ruiz ha votado en el pasado sobre el tema.  Eso dio lugar a una repentina petición para revisar su historial de voto antes que Ruiz se levantara y se retirara de la reunión, para volver a los pocos minutos.

Al final, y para ser abundantemente precavidas, las cuatro miembros del consejo decidieron posponer la votación sobre el asunto hasta la reunión de zonificación el próximo 25 de septiembre.  Por otro lado, le pidieron al abogado de la ciudad ponerse en contacto con la Comisión de Ética para solicitar las implicaciones éticas de esta aplicación y cómo afectaría a los oficiales electos y la ciudad votar sobre este tema  – sin tener el dictamen ético.

El día de reuniones en el Concejo de Doral no podía terminar sin saber qué pasaría con las cámaras en los semáforos. Este fue un tema que se discutió durante la reunión ordinaria del Consejo. El administrador de la ciudad, Joe Carollo, llegó a sugerir que podrían necesitar detectores de metales en el lugar donde el nuevo magistrado revisará las multas. Siguiendo las nuevas disposiciones por parte de la legislatura de la Florida, las enmiendas a la ley podrían agregar también costos adicionales para las violaciones, y de acuerdo con el administrador, podría incluso penalizar a la gente aún más.

Durante la reunión se mencionó que Doral está considerando añadir un contador de tiempo en algunas intersecciones para advertir a los conductores cuándo la luz va a cambiar, a un costo de $ 1.600 cada uno, a lo que el alcalde Boria dijo que prefería proteger el dinero de los contribuyentes y en su lugar reducir la cantidad de dólares por multa. El resto del consejo señaló que la ciudad no tiene la autoridad para hacerlo.

A pesar de que acostumbra proteger el dinero del pueblo, sabemos que el alcalde Boria le gusta comprar. Como hemos escrito en columnas anteriores, él tiene todo el derecho de cumplir su sueño americano. Lo que es interesante es observar sus hábitos de compra. El primer ejemplo que viene a la mente es la práctica que tiene de comprar espacio en los medios de comunicación. Al menos dos estaciones de radio populares en español, Actualidad 1020 y La Poderosa, emiten programas pagados por el alcalde Boria. Gracias a Dios lo hace usando su propio dinero y al parecer no utiliza tiempo de la ciudad para producir los shows. Pero eso no le impide hablar de temas de la ciudad en el aire. Pocos días antes de la reunión del 21 de agosto, el alcalde Boria utilizó su espacio en La Poderosa para sugerir que había corrupción en Doral. Sin dar nombres específicos, dio a entender indirectamente que uno o dos miembros del concejo podrían estar recibiendo sobornos con respecto al asunto de las cámaras en los semáforos.

Esto es lo que Boria plantea: la empresa que tiene el contrato con la ciudad de las cámaras en los semáforos está “comprando” el voto de los miembros del consejo para evitar la cancelación del contrato.

Esta es una acusación grave y los resultados se reflejaron obviamente en el estrado. El ambiente durante la reunión del concejo era a veces tan incómodo como el descrito en la mesa del Rotary Club en nuestra editorial de la edición anterior. La concejal Ana María Rodríguez mencionó el incidente en la radio y le llamó la atención al Alcalde con respecto a esas acusaciones.  Pero si el ambiente del evento en el Rotary club generó una caricatura en un periódico –y un buen momento de entretenimiento-  lo que ocurre en el estrado del Concejo es más serio y nos afecta a todos.

Al final, las cámaras en los semáforos continuarán en Doral, y llegado septiembre, si el proyecto Grand Floridian es finalmente aprobado, muchos compradores latinoamericanos verán esto como una buena inversión en una de las grandes ciudades del sur de Florida, hasta el momento en que salgan del umbral de la casa y no huela necesariamente a rosas.

 

 

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Tags: ,

Category: Opinion

Comments are open.

Email
Print