William Echeverría: “Quijoteando” en Doral

| March 26, 2012


William Echeverría comparte sus Ideales, logros y la experiencia de recomenzar 

Por Maria Alejandra Pulgar

Es una tentación comenzar con “En un lugar de…” un articulo sobre alguien para quien el personaje cervantino se ha convertido en imagen y espejo de su personalidad. Hasta físicamente se parece a la definición del sustantivo: “Hombre alto, flaco y grave cuyo aspecto y carácter hacen recordar al personaje de Cervantes”. Y aunque el verbo “Quijotear” no existe, William Echeverría vuelve acción la definición de Quijote como “Hombre que antepone sus ideales a su conveniencia y obra desinteresada y comprometidamente en defensa de causas que considera justas” (DRAE)

William Echeverría es periodista, locutor y reportero. Premio Municipal y Nacional de Periodismo y Ex-Presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela. Hasta junio del 2011 condujo en Caracas el programa “En la Mañana” en el canal Globovisión y tiene mas de 20 años de experiencia en el periodismo de calle, el periodismo en serio, ese que se mezcla con los hechos y la noticia y reporta sin miedo lo que oye y lo que ve. El periodismo que asume las consecuencias de sus actos, enfrenta las injusticias, denuncia, critica, aporta a la comunidad y ayuda a construir un mundo mejor. Periodismo sin máscaras.  Aunque actualmente reside en Houston, TX está en proceso de trasladarse con su familia a Doral a iniciar nuevos proyectos, entre ellos un Taller de entrevistas y reportaje para TV el próximo 31 de Marzo.

Compartió con Doral Family Journal un café y su filosofía de vida, la experiencia de su cruzada para proteger la Libertad de Expresión en Venezuela y sus primeras impresiones de la ciudad que pronto llamará su hogar.

“Sábete Sancho, que no es un hombre mas que otro, si no hace más que otro”. Cervantes, ‘Don Quijote’, Parte1, Cap.XVIII

 

William Echeverria

DFJ: Tu Twitter se llama @Quijoteando ¿Te consideras un Quijote?  En la definición dice que “defiende causas sin lograrlas” ¿Qué piensas de ello?

Para mi el Quijote es el símbolo del idealismo en su máxima esencia. Por eso es el @Quijoteando. Es una filosofía de vida. Sé que a veces el que mucho fantasea, el que mucho ‘lee libros de caballería’ puede volverse loco, pero yo creo que ese ingrediente de locura tiene que estar presente en tu desarrollo como ser humano. El que tiene esas dosis de locura se arriesga, y el que arriesga gana, el que fantasea sueña, y el que sueña puede proyectarse por encima de lo que los demás piensan. Quien no sueña, no logra sus objetivos. El ser humano que no sueña no se motiva, no se motoriza y se queda estancado para toda su vida. Por eso es que para mí los objetivos si se cumplen. Tratar justamente sobre todo de ayudar a los demás se consigue a través del sueño, a través de esas dosis de locura, a través de ‘Quijotear’.

DFJ: ¿y quién es tu Sancho?

Mi esposa.  Ella es quien le da la dosis de realidad a todo este equipo que es el matrimonio.  Yo soy el que fantasea, el poeta, el loco, el que crea y ella es la que me aterriza. Pero aparte de ser Sancho Panza es mi Dulcinea.

DFJ: Te dijeron una vez malcriado por no recibir un premio ¿lo eres?

No, eso es rebeldía. Es renunciar a un premio que venia de un gobierno que ha atacado tanto a los medios de comunicación, a los periodistas, a los reporteros, a los que están en la calle. Recibirlo era inconsistente con mis valores y mis principios. Tenía que hacerlo y se hizo. Es un llamado de convicción, de decir ‘las cosas no son así y deben tomar otro rumbo’.

DFJ: ¿Siempre quisiste ser periodista?

Mi padre es músico y me cuenta que me daba un micrófono de una vieja grabadora que era de cinta y  él me ponía el micrófono y yo empezaba a hablar, a cantar, a decir y pasaba horas hablando. Ahí había una Actitud y una Aptitud. Cuando llegó el momento de decidir mi padre quería que estudiara abogacía “es que periodista puede ser cualquiera” y yo le decía: “es que yo quiero ser periodista, quiero estar con la noticia, quiero abordarla, quiero estar ahí en el momento que se produzca”. Creo que los hechos  de alguna manera han ido confirmando que yo hubiera sido un pésimo abogado.

DFJ: La Comunicación Social es una profesión exportable.

Si. La Comunicación Social es mucho más abierto, pero también mucho más competido. No podemos hablar de comunicación sin tomar en cuenta que hay otros profesionales que ejercen un derecho que da la Declaración Universal de Derechos Humanos, poder hablar, poder comunicarte, la libertad de expresión. Tú no puedes decir que el periodista es el único que tiene la exclusividad de informar. Eso es miedo a la competencia. Si tú tienes una buena lectura, tú lees y te informas, vas a hablar bien, vas a escribir bien. No tengas miedo. Tú conoces las herramientas pero tienes que darle contenido.

“Ladran, luego cabalgamos” Goethe, 1808 (Erróneamente atribuido a  Cervantes en ‘Don Quijote’)

DFJ: Te has enfrentado al  abucheo, enfrentamientos, saboteo. Cual es la fortaleza que te mueve y que te inspira para echar para adelante y superar todo eso.

Mi fortaleza son Dios, la Virgen y  mi familia. Contra esos tres no hay fuerza oculta que me que pueda doblegar. Yo siempre digo que tus creencias espirituales, tu desarrollo espiritual y religioso y el amar a tu familia te blindan frente a cualquier intento de desacreditarte o de humillarte.

DFJ: Cuando un medio o un periodista es atacado o saboteado cual es a tu parecer la mejor reacción

Cuando un periodista o un medio es atacado lo primero que debe hacerse es no quedarse callado, que la colectividad lo sepa. Hay una cifra negra de muchísimos periodistas que son agredidos y no lo dicen.  Parece una incongruencia, el periodista quedándose callado. Si eres periodista y te están golpeando denuncia. La mejor defensa a un periodista o a un medio que lo ataquen es hacerlo publico en el momento. No a los dos días, a la semana, sino en el momento porque entonces los agresores se dan cuenta que existe un apoyo de medios que están haciendo pública la violación al trabajo de un reportero. Lo mismo aplica para un medio de comunicación.

DFJ: Y en caso de acusaciones de vilipendio por ejemplo ¿qué hacer?

Asesorarte legalmente. En Venezuela hay una serie de ONG’s como ‘Espacio Publico’ que ayudan. Nosotros creamos la Comisión Nacional de Protección del periodista (CONAPRO) que incluye al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, el Colegio Nacional de Periodistas y Espacio Publico y otras organizaciones, el Círculo de Reporteros Gráficos. En el momento que se producía una agresión contra un fotógrafo o periodista se activaba la red. Espacio Público nos daba toda la asesoría Legal de manera gratuita y ellos hacían el conteo de las denuncias que iban acumulándose por violaciones o agresiones en contra de periodistas o de medios. Eso era recogido en un informe y en 3 oportunidades fuimos a  la OEA en Washington a denunciar al Estado Venezolano por Violaciones a Libertad de Expresión. Esto es gracias al trabajo de llevar estadísticas, fotografías, videos y una serie de pruebas argumentadas. En el momento oportuno esos casos se activarán y se hará justicia.

“Gracias sean dadas a Dios, dijo el Cautivo, porque no hay en la tierra contento que se iguale a alcanzar la libertad perdida”. Don Quijote Parte 1 Cap. XX

DFJ: ¿“Huele a arepita con mantequilla y café” o mas bien a panquecas con sirope, la vida en los EEUU y en particular en Doral?

En mi vida será hasta que me muera “arepita con mantequilla”. Esa es mi frase, porque siempre será así aunque por supuesto esté abierto a otros sabores, como la panqueca, el hot dog y la hamburguesa. Siempre “arepita con mantequilla” por mi Venezuela.   Estoy entregado a iniciar un nuevo proyecto de vida con mi familia. Obviamente he ejercido el periodismo más de 20 años de mi vida y los tiros van por ahí. Pero no estoy cerrado a desarrollarme en otras áreas. Sé que el mundo de las organizaciones no gubernamentales en los EEUU es muy amplio y me llama mucho la atención ayudar a los inmigrantes ilegales desde acá.

Sobre Doral, me parece una ciudad que esta organizada. El desarrollo de las áreas urbanísticas están muy bien preservadas y mantenidas, la vialidad, los servicios, las actividades, los centros cívicos, grupos de intereses deportivos, etc. que me parecen muy buenos. Me llama mucho la atención que la gente toca corneta en la calle, es un poco caótico y también el basurero que hay en el norte, el incinerador. No entiendo que hace ese basurero ahí. Fue lo primero que como periodista me pregunté.  Estaba corriendo, sentí el olor, y empecé a preguntarme que intereses habrá detrás.

Me parece que es una ciudad que geográficamente está ubicada muy estratégica, cerca del aeropuerto, el downtown y otros sitios neurálgicos de Miami. Me llaman la atención los aviones que te pasan por arriba, uno no esta acostumbrado.

DFJ: ¿Qué piensas de la influencia de los venezolanos en esta comunidad?

Veo que en Doral la influencia de la comunidad venezolana es muy grande.  Somos bulleros y por eso nos destacamos, pero mas allá de eso veo iniciativas editoriales como Doral Family Journal dirigidas por venezolanos. Hay una competencia por llegar a esos venezolanos que aquí residen. Es como un pequeño país que tenemos aquí.  Hay una mixtura de distintos tipos de venezolanos y estratos económicos. Tenemos un aspirante a alcalde de origen venezolano; es un indicio de por donde va la influencia en la ciudad. Eso indica el poder de decisión de los venezolanos. Creo que esto va in crescendo.

Espero encontrar en Doral orden, respeto y normas mínimas de convivencia. Pienso que es una labor de cada quien, ciudadana. Todos tienen que tomar conciencia. Desconozco si existen ordenanzas, imagino que si. Hay que aplicarlas, si no sigues las reglas paga la multa. Que te duela en el bolsillo. Las autoridades tienen que hacer un esfuerzo mayor, porque percibo desorden y anarquía comparado con lo que he visto en Texas. Los contrastes son evidentes aun cuando la ciudad donde vivía en TX también tiene mucha población venezolana. Allá todo el mundo entra por un solo carril, no veo excesos que en una semana he visto aquí.  Hace falta, supongo que debe existir ya, una instancia creada por las mismas autoridades para mediante charlas, seminarios, acercamientos, conformar liderazgos por sectores para explicar las reglas y endurecerlas. Lamentablemente aprendemos cuando nos duele. Te ponen una multa y si te la repiten estoy seguro que tu comportamiento tiene que cambiar.

    El  sueño  de mantener Doral como una ciudad tranquila, armoniosa, ordenada, próspera y segura es el deseo de todos y con el compromiso de la población podemos hacerlo realidad. Vale la pena ‘Quijotear’ para lograrlo. ¡Bienvenido William a tu nueva casa! Nos hacía falta un Ingenioso Hidalgo en Doral.

 

Share this article

Category: Opinion, Latest News

Comments are open.